martes, 14 de septiembre de 2010

Siempre llego tarde y con un dólar menos

Hoy les escribo para pedirles que me echen una mano porque he revuelto todas las hemerotecas digitales y  no logro dar  con el reportaje sobre un individuo que pronunció la frase de la entrada.  Como saben, me atrae encontrar los momentos cruciales de una vida y especialmente durante la adolescencia que, a mi juicio, han influido en cambiar el curso del mundo. Mañana les hablaré un poco de Bill Gates pero ando desesperado en un articulito que leí en un periódico sobre la persona que formaba parte como inversor en los inicios de Microsoft o Apple y se retiró por temor a perder su dinero al ver muy "lanzados" a unos jovencitos emprendedores y él se podía arruinar con sus "locuras". ¿Saben el nombre de esta persona y el periódico donde salió publicado el artículo? Si no estoy equivocado sólo lo pude leer en El Mundo, La Vanguardia, El Periódico y alguno más entre la última semana de agosto y primera de septiembre de 2010.

5 comentarios:

Víctor dijo...

Hola Dr Santi,

leí este interesante artículo en La Vanguardia o el Periódico que no encuentro en Google.Te paso un link de otra entrevista en la CNN Mexico que espero pueda arrojarte alguna información de interés para ti:


http://mexico.cnn.com/mundo/2010/06/26/vendio-10-de-apple-por-800-dolares-y-ahora-no-tiene-nada

Elena dijo...

DR. SANTI,
LA VANGUARDIA 3/9/10
A cambio, le pediré ayuda para un negociete que estoy montando ;-) Keep posted!!
Un abrazo,
Elena Hernández

Fundó Apple y se retiró a destiempoRon Wayne vendió el 10% de las acciones por 624 euros GABRIEL LERMAN - Los Ángeles Servicio especial - 03/09/2010
EL LADO BUENO "No pierdo mi tiempo frustrándome por las cosas que no salieron"

EL LADO MALO "Siempre he llegado un día tarde y con un dólar menos"
Si no hubiera cometido un grave error en su vida, hoy sería multimillonario, con una fortuna superior a los 2.200 millones de dólares (unos 1.717 millones de euros). En cambio, Ron Wayne sobrevive a duras penas con la paga de jubilación, y su mayor entretenimiento es poner monedas de un centavo en las tragaperras de los casinos de medio pelo del estado de Nevada.

Wayne es uno de los tres ciudadanos que el 1 de abril de 1976 fundaron Apple, la compañía líder en ordenadores, y fue también quien diseñó el logo original de la empresa, escribió el manual de la Apple I y redactó los estatutos de la sociedad que le unía a Steve Jobs y Steve Wozniak, actualmente dos de los profesionales mas ricos del mundo. Sin embargo, apenas doce días después, se arrepintió, temeroso de que los gastos incontrolables de Jobs y los onerosos gustos de Wozniak liquidaran rápidamente la flamante empresa, y vendió su porcentaje por apenas 800 dólares (unos 624 euros).

No hubieran hecho falta años de paciencia para ver los frutos de su inversión, ya que le habría alcanzado con esperar seis meses. Sin embargo, Wayne, en una entrevista concedida recientemente a Los Angeles Times,explicó que a sus 76 años no piensa demasiado en cómo sería su vida si no hubiese vendido aquellas acciones: "No pierdo mi tiempo frustrándome por las cosas que no salieron bien. Dejé Apple por razones que en su momento eran válidas para mí. Si todos los días me preguntara por qué tomé esa decisión, hoy estaría encerrado en un manicomio", señaló, aunque luego se atrevió a reflexionar con incuestionable pesar: "Sin embargo, en mi vida siempre he llegado un día tarde y con un dólar menos".

Wayne tenía 42 años cuando conoció a Jobs, que en aquel entonces tenía 21, acababa de abandonar la universidad y se ganaba la vida trabajando algunas horas para Atari, donde Wayne tenía un puesto importante. La idea de crear un ordenador personal era de Wozniak, de 25, quien se la había propuesto a Jobs. Pero fue Wayne el que, con otra edad y más experiencia, hizo que los sueños se convirtieran en realidad.

Wozniak recordó el encuentro en su autobiografía, IWoz,donde sostuvo que "Wayne parecía saber cómo hacer todas las cosas que a nosotros no nos salían y por eso tuvo un papel muy importante en aquellos primeros días de Apple". Fue éste quien logró mediar en la conflictiva relación entre los dos Steve, y así fue cómo en un encuentro en el apartamento de Wayne en Milpitas, en el norte de California, los tres decidieron fundar la compañía. Jobs y Wozniak se quedaron con el 45% cada uno, y le dejaron el 10% restante a Wayne en reconocimiento por su ayuda.

En su momento, la decisión del tercer fundador de la firma Apple fue bastante lógica: era el único de los tres con bienes que podrían haber sido embargados si todo hubiese sido un fracaso. Al año siguiente de aquella decisión, Apple ya facturaba dos millones de euros anuales.

Elena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr. Santi dijo...

Fantástico, muchísimas gracias. ¡Cuantas veces actuamos como Ron Wayne y, además, con razón!

Elena, me puedes pedir hasta 1.000.000 de euros, si me pides más me echaré para atrás, pero aparte de la broma si puedo ayudar lo haré

Elena dijo...

Uy, no, Doctor Santi, la ayuda es sólo moral, el dinero ya lo ganaré cuando lo ponga en marcha :-)))
El negociete se está gestando, le mantengo informado.
Gracias por su blog, es fantástico-pediátrico-humorístico.