sábado, 15 de mayo de 2010

¡Quiero que me vista Santi!

Así, con esa firmeza, se cuadró una divertidísima niña que vino a visitarse hace pocos días. Es la primera vez que me ocurre en mi larga vida como profesional. Aunque les guste venir a la consulta todos los niños o se visten solos, por sus padres o sus abuelos en un intento de acelerar la salida "no vaya a ser que al Dr. Santi se le ocurra ponerme una banderilla en el último momento". En cambio, con esta simpática niña ocurrió lo increíble: quería que la vistiera yo después de haberla explorado. No quería que lo hiciera ninguno de sus padres y se puso tozudilla. Me llenó mi ego de satisfacción pensar que venía tan contenta que hasta le hacía ilusión que yo la vistiera. Al final la convencí de que no soy un experto en el tema y lo hicieron sus padres.

La inocencia infantil me libra de toda culpa porque todavía la niña, por su edad, no podía distinguir entre lo que es un hombre feo o guapo; sin embargo, para ella ese caballero con la bata blanca, nariz de payaso, culibajo y paticorto era un ser atractivo y de confianza.

Yo no sé que hubiera ocurrido si "mi querida" Kim Basinger - cuando la nombro mi mujer siempre me dice: "no sé que le ves, tiene unas patazas horribles"- hubiera venido a visitarse y me pidiera. "Dr. Santi, ¿le importa vestirme?" La única respuesta posible sería: "Señora Basinguer, no puedo creer que todavía no sepa hacerlo usted sola".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Simpático doctor,
le confieso que yo le habría pedido lo mismo... después de que me hubiese explorado concienzudamente con su estetoscopio juguetón, a pesar de su culibajo y paticorto semblante; eso sí, que lo es menos desde que se trajina más peldaños que el que se barre los de la Torre Eiffeld. Por cierto, ¿sabía que para llegar a su cumbre tiene que subir 1.665 escalones? La próxima vez que vayamos a París, lo intentamos.
En cuanto a lo de Kim, estoy con su esposa. Desde que se puso hasta las cejas de fresas con el impresentable de Mickey Rourke no ha hecho más que empeorar. ¡Pobre heroína! Le recomiendo que definitivamente se cambie a la Charlize Theron, que sabemos que, en estado de desnudez, también se ofrecería a cubrirla y hasta emperifollarla y que, tome nota, dejará sin argumentos –e infinitamente más cabreada– a su querida señora. Santa Señora, añado.
Fray Dulento

Maria dijo...

ajajajaj, Dr, es usted único.

En cuanto a Charlize Zerón, es muy guapa, pero tambien es asi como 20 años mas joven que la Basinger. Y si la vemos en Monster dan ganas de echar a correr.

Ya que veo que le van las rubias ¿que tal Sharon Stone, Dr?. Es de su edad, y de muy buen ver...