martes, 4 de mayo de 2010

Hoy es el Día Mundial del Asma

Hoy día 4 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma, con el auspicio de la Organización Mundial de la salud. El asma afecta a dos y medio millones de personas en España, siendo más frecuente en los niños (12% de los niños tienen asma) que en los adultos (5%). El asma es la primera causa del absentismo escolar, y la cuarta del absentismo laboral, creciendo año tras año su incidencia.

La primavera incrementa los casos de asma ya que el 85% de las personas que padecen asma son alérgicas al polen. Aún cuando las lluvias de esta última semana han frenado las polinizaciones, se mantienen las previsiones de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica de que esta primavera será especialmente intensa para los alérgicos, con unas polinizaciones que superen los 5100 gr /m3 durante los meses de mayo y junio.

Con el fin de concienciar a la población sobre esta enfermedad, el día Mundial del Asma viene celebrándose desde 1998 el primer martes de cada mayo, y el lema para 2010 será el mismo que para el 2008 y el 2009: "Puedes Controlar tu Asma". Por otra parte, la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP) recalca que un 10% de la población infantil sufre asma, un porcentaje que ha aumentado en los últimos años, especialmente en niños de entre 6 y 7 años. En España afecta a unos 700.000 niños entre los 0 y 14 años y esta entidad insiste en la importancia de que el paciente adquiera la autonomía necesaria para controlar su enfermedad, siempre bajo la supervisión de su médico o educador. El dato alarmante es que sólo un 5% de los niños que padecen asma controla su enfermedad, mientras que existe una cuarta parte que por hacerlo incorrectamente presentan síntomas persistentes o manifestaciones graves. En estos casos, se calcula que el niño tiene una limitación de sus actividades diarias de hasta 20 días por año y falta a clase hasta 10 días al año.

Relacionado con este tema acaban de aparecer unos artículo inquietantes, al menos para mí. en primer lugar, en la versión de Internet de Pediatric Allergy and Immunology 2010, afirma que los niños con riesgo de asma éste es mayor si tienen un perro en casa en y, en cambio, no se observó ninguna relación entre la exposición a los alergenos de gatos y el riesgo de asma del niño. Ello podría estar ligado a la endotoxina de los perros; una exposición más intensa a la endotoxina puede al menos en parte explicar la interrelación entre tener un perro en casa y el riesgo de asma de un niño. (¡Uauuhhhh! así le podré decir a mi mujer que no puedo tener perro en casa aunque seguro que no colará) . En segundo lugar, en la misma revista otro artículo insinúa que las vacunas y las infecciones en los primeros años de vida influyen en la susceptibilidad al asma. Los episodios recurrentes de gastroenteritis en los dos primeros años de vida aumentan el riesgo de asma a los 6 años en los niños con predisposición a ese trastorno y la vacunación combinada contra el tétanos y la difteria (cDT) en el primer año de la vida también aumenta la propensión al asma.

Con todo lo dicho pueden imaginarse lo difícil que es para mí estar al día en conocimientos pediátricos, seleccionar lo razonable de lo anecdótico de la "infoxicación" médica y llegar a conclusiones sólidas/razonables para beneficio de mis pacientes.

2 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

¿Sirve para mucho celebrar el Día Mundial del Asma?. Como adulta asmática, sigo viendo como la gente lo considera, básicamente, una enfermedad de vagos y cuentistas, justo por detrás del lumbago. Creo que haría falta mucha más concienciación sobre todo considerando lo extendida que está la enfermedad.

En cuanto al estudio sobre los perros, siempre he pensado que estudios así no se deberían publicar a la ligera. De hecho, estoy convencida de que más de una y más de dos personas llegarán a su blog, leerán esta reseña y decidirán que su perro va a la calle ahora que llega un nuevo churumbel. No soy ninguna activista pro-animales pero ya he visto muchos abandonos de gatos y perros con excusas peregrinas de este tipo.

Matilde Matarredona Martínez dijo...

Que tiempos aquellos, en los cuales nos despertábamos a las 4 de la madrugada, para aliviar las crisis de un hijo, qué desazón al ver cómo le cambiaba el color de la piel y se volvia violáceo, que horas estudiando el sistema respiratorio, qué soledad al estar por temporadas 15 días en el hospital y cinco en casa, qué lista de medicamentos broncodilatadores, y qué gran escalador tenía en casa, los corticoides ponían al niño a 150 por hora, que instruciones para poner suero fisiológico en una jeringa y que entre por los agujeritos de la nariz, total, que durante siete años de nuestra vida vivimos para la .... no se si era asma, hiperreactividad bronquial, no se, el caso que ahora recordamos todo eso y no nos queda más que "reir de alegría", hasta en los manuales de psicolagía sale "la paciencia que muestran los padres de niños asmáticos", ahora amigas mias pasan por ahí, y bueno creo que falta mucha información, y no todas las personas que pasan por ahí, van a una biblioteca a buscar datos sobre la respiración.

Mati