miércoles, 6 de enero de 2010

¿Qué me han traído los Reyes?

Los de España nada. Cada año pasa lo mismo; pensaba que se darían un garbeo para saludarme pero como saben que "no les estoy muy amigo" hacen bien en no venir; no digamos nada de nuestro esforzado Príncipe Felipe, futuro Rey y trabajador donde los haya, que debe estar ocupadísimo porque hace tiempo que no se le ve el pelo.

Los Reyes Magos, mal, muy mal. El peor de todos los años: un montón de papelitos con infinidad de números seguidos de un extraño garabato como este que pongo: ."Me creo" que son facturas al decir de los castizos pero me está tentando no pagar nada a ver que ocurre; tal como va la justicia quizás me demandarían yo haría un recurso, me lo rechazarían y yo iría al Tribunal Supremo; entre pitos y flautas antes entraría en la caja de madera bajo tierra que estar encerrado entre rejas.

Comprenderán que todo esto es una broma. Si en algo soy serio, y lo soy en muchas cosas, en abonar los pagos a rajatabla. Por eso ahora me viene encima la cuesta de enero y yo estoy en baja forma. Y, aunque yo sea optimista, el año 2010 será de aúpa con más de 5 millones de parados.