martes, 24 de noviembre de 2009

Me lo pido

He recibido un "libraco" de propaganda de juguetes para niños editado por Carrefour bajo el título "Ilusiones completas". Este mamotreto tiene 155 páginas con 14 apartados. No tengo paciencia para contar los cientos y cientos de juguetes que hay descritos; si alguno se ofrece a hacerlo se lo agradeceré y si encima domina la calculadora todavía me podría un favor más interesante: saber cuánto suma el valor de todos los juguetes anunciados. En la cabecera de cada anuncio hay una redondita para marcar con un lápiz al lado de la frase "me lo pido". Al final del libreto,¡como no!, hay una hoja para hacer el "pedido" a los Reyes Magos (Papá Noel y el Tió de Nadal están excluidos) como si fuera para ir al supermercado.

Una de las anécdotas más soberbias -tengo muchas- que me ha ocurrido en la consulta y que la he explicado innumerables veces es aquella en que al preguntarle a un "renacuajo" qué iba a pedir para los Reyes o Papá Noel me contestó sesudamente: "Todavía no lo sé porque no he recibido todos los catálogos".

En la consulta desde hace unos días les repito a los niños y padres "que tienen uso de razón" que estamos en una crisis económica importante, que es un momento ideal para hacerles entender qué es una crisis y que, por tanto y como ejemplo, sólo deberían pedir un juguete y añado "A ver si hay suerte y lo traen". Éste es un buen momento para inculcar la austeridad y les propongo un juego. De todo lo que tienen en su mente cuál es que que realmente se quedaría como si a usted le pidieran qué se llevaría en el caso de tener que abandonar su casa; lo más valioso.

Seguramente seguiré dando el "coñazo" con este mensaje.

8 comentarios:

Doris dijo...

Me alegro mucho de que "de el coñazo" con este tema, porque ya no sé cómo hacer entender a la familia que no quiero que atiborren de regalos a mi hija. Así que mejor dígalo usted, que le harán caso ¡y no le tacharán de tacaño!.

Carmen dijo...

Deberían darnos el coñazo hasta en los telediarios, a ver si cogiamos todos conciencia.
Yo no sé como voy a parar los pies a la familia estas navidades. Para mi familia política son sus primeras navidades como abuelos/tios y se han vuelto locos. Mi hija la pobre no coge onda: tiene 3 años pero lleva aquí sólo 7 meses (es china). Aún no ha entrado en esto de las navidades. Los catálogos de juguetes los tiene como cuentos "de cabecera": le encantan. Aunque aún no es consciente de que todo eso "se lo puede pedir".

Anónimo dijo...

Pues creo que a mis hijos, que recientemente han tenido que aguantar la separacion de sus padres, va a ser imposible enseñasles lo que es la crisis, al menos economica. Incluso a mi se me hace imposible no comprarles todo lo que veo, pues ya veras los abuelos...

Pilar dijo...

Buenos días,
Cada año a principios de diciembre hago escoger a mis hijos sus 3 ó 4 juguetes preferidos de los montones que acumulan en su habitación, con el resto hacemos una aportación a Aldeas Infantiles y Cáritas, siendo ellos personalmente los encargados de entregarlos (siempre con aquellos juguetes que están nuevos o casi nuevos, es decir el 99% de ellos y que no los hacen caso).
Aún así, cada poco tiempo yo hago una "limpieza" secreta y de la cual nunca se enteran y lo que es peor nunca echan de menos ni preguntan por los juguetes desaparecidos.
Creo que un juguete por familiar "directísimo" hay mas que de sobra para hacer feliz a un niño.
Un saludo
Pilar Taboada "Los Rius"

Laia dijo...

Él también se lo pide todo, pero ya sabe que sólo puede pedir una cosa en casa, otra en casa de la abuela y los tíos, que no son tales, porque soy hija única y mi marido, parecido, sino que son mis primos, también hacen un sólo regalo. Pero tengo un problema, y es que mi hijo cumple los años en diciembre y, claro, se amontonan. Así que las madres del cole nos hemos invitado el súper-cumple de 7 niños que cumplen en las mismas fechas. Como se junta el puente de la Constitución y las vacaciones, esas fechas eran un mareo de fiestas. Así que con eso nos hemos organizado muy bien. En la felicitación ponemos que sólo se puede llevar un regalo por familia y luego repartimos los regalos entre los niños del cumpleaños. Parece que nos ha salido muy bien los últimos 3/4 años.
Y en cuanto a los juguetes que se le han quedado pequeño, cada año en el cole se celebra la "Semana de la Solidaridad" y, además de un festival, hacemos un mercadillo solidario con lo que damos los propios padres -aquí entran los juguetes- y lo que pedimos por las tiendas del barrio que, la verdad, se portan fenomenal. Lo recaudado va a la construcción de un colegio en Venezuela dentro de la ONG que tiene el propio cole. Así, poco a poco, vamos inculcando a los enanos que hay niños que no tienen lo que ellos tienen.

pacofer dijo...

Yo, como cada año, estoy acojonao... y lo peor no son mis hijas, sino mi mujer que, como cada año, es mi peor enemigo en este tema... No entiende la palabra "mesura".

Librarian dijo...

Genial propuesta Dr. Santi. Yo que me considero joven (33)y mi hermana sólo podiamos pedir 1 juguete para cada una (generalmente 1 muñeca) y 1 juguete para compartir. Con eso eramos realmente felices!

David Pérez dijo...

Santi, me parece ganial tu comentario, sí señor. Yo no llego a ofrecerles uno, a los míos de 11 y 14 años, pero sí deben limitarse a 5, qe si caen caen, y si no, no, y agua y ajo. Lo mejor es que son plenamente conscientes de ello y que se adaptan perfectamente a esa limitción. Conocen bien qué educación reciben en casa y qué les diferencia con el resto. Me alegro que tú también seas de esa opinión.