miércoles, 30 de julio de 2008

Sir Paco y Lady Selima

No les suenan estos nombres. A mí tampoco hasta que se casó una chica, Lady Marta, que me bautizó, años ha, primero como tío Santi y más tarde como doctorsanti y con Dr. Santi me he quedado.

Con el tiempo la señorita en cuestión se hizo mayor y se enamoró de un jovenzuelo de buena familia. Asistí a su boda, preciosa, pero pasé con mi barriguita cervecera un calor de muerte. Son felices, comen perdices y ya tienen la parejita. En fin, que cumplen como Dios manda.

Aquí es donde entran Sir Paco y Lady Selima, suegros de Lady Marta. Personas encantadoras, simpáticas y con las que te encuentras a gusto desde el primer momento. Además los dos son aficionados al mar y son capaces de dar la vuelta al cabo de Hornos aunque no tienen previsto hacerlo por ser un poco lejos y algo incómodo. Las parejas que se unen en el esfuerzo común de ir en un velero también van viento en popa en tierra. Hace falta una química especial para soportar los avatares del tiempo, del mar y de la vida.

Pero todo no puede ser perfecto. Sir Paco me da envidia. Es alto, bien plantado, elegante, con una cultura soberbia, ingeniero y director de una empresa muy importante. Su bella esposa no le anda a la zaga y tienen unos hijos estupendos. Hay personas y familias, pocas, con algo indefinible pero que todo el mundo entiende; "tener clase" y ellos la tienen. Yo me pregunto ¿que tendrá Sir Paco que no tenga yo? ¿Cómo es posible que parezca un chaval y yo un Sancho Panza?

En cuestiones de "comercio y bebercio" creo que a los dos nos gusta lo mismo. A mí me debe pasar lo que explican las abuelas: "lo aprovecho todo y me hago más" pero el secreto sin duda ha de estar en que él es austero comiendo y los domingos los pasa trajinando en su barco para que reluzca esplendoroso. Confieso que si me ponen a trajinar un domingo me da un soponcio.

PS. Parte veterinario: La perra no sólo ya está muy bien sino que parece que le hayan dado una megadosis de Viagra femenino ¡a su edad!

4 comentarios:

Fray Dulento dijo...

Querido doctorsanti,
al leer su post de hoy me ha venido a la mente la película Seven, ya sabe esa en la que un asesino en serie se lleva por delante a personas afectadas por alguno de los siete pecados capitales. En su caso, ya nos ha confesado tres: la gula, la pereza y la envidia. O sea que le veo con la mitad de la barriga en el infierno. Pero aun está a tiempo de redimirse. La gula y la pereza ya sabe cómo combatirlas. La envidia es más difícil desterrarla de la mente, pero le aseguro que si se pone a régimen y me empieza a caminar media horita todos los días, muchas de sus envidias desaparecerán por arte de magia. Ya sabe, un pecado lleva a otro y este a otro... y así sucesivamente.
Hablando de pecados, no crea que se me ha pasado por alto otro que deja entrever en su blog... Me refiero a lujuria, que de pecado, na de na. ¿De dónde saca algunas de las libidinbosas imágenes con las que nos ilustra sus comentarios (ej: alcoholímetro mamario)? Me encantan y denotan su buen sentido del humor y el estado vigoroso de su seso (con ese).
Afortunadamente, los Pecados Capitales que considero realmente como tales brillan por su usencia en su persona: la ira, la avaricia y la soberbia.

Un saludo de su asiduo seguidor.

C3PO+R2D2 dijo...

Pues a mi me da que las siestas de Don Santi deben ser soberbias (almenos los Domingos...).

Pippo dijo...

(offtopic) Hola, tengo una pregunta sobre decibelios y salud auditiva para un médico curtido... ¿dónde la mando?

Dr. Santi dijo...

Pippo, si no atenta a las buenas maneras me la puede hacer aquí. Todos aprendemos de los demás.