sábado, 5 de enero de 2008

Sorpresas agradables ¡Highly recommended!

Realmente estamos en la era del Conocimiento. La frase "el mundo se ha hecho pequeño" sólo la podemos pronunciar en los países ricos que vivimos a costa de los pobres. Para nosotros sí que está ocurriendo y a una velocidad astronómica; casi mareante. Estar medianamente al día de lo que ocurre es como una carrera sin fin. Y lo malo es que si te paras, como ir en bici, te caes. Esta tensión, en algunos, puede generar un estado de "ansiedad" para no perder comba. Si, además, te has de manejar con términos médicos como yo la cosa se complica. Ayer me inscribí a un "webinar" online (seminario a través de la web) en la que desde aquí estaré viendo la exposición de una cardióloga pediátrica de Houston. Yo reconozco que voy en el furgón de cola en temas informáticos y esta bitácora es un fiel reflejo de mis limitaciones.

Ayer recibí una amable ecorreo de unos padres que me dejaron asombrado. Tienen un blog increible de información de recursos para padres. Les respondí con mi admiración y expresé mi sana envidia de una bitácora tan bien estructurada. No conozco a estos amables padres pero sólo con ver lo que hacen ya se ve lo bien que cuidarán a sus hijos. Internet ha conseguido que "nos conozcamos sin conocernos" y estoy muy contento de ello.

Es verdad que a mí me supone un esfuerzo grande cada día (miren a que hora escribo y luego "penco" todo el día hasta las 22-23 horas) pero sarna con gusto no pica. No se pierdan este blog llamado "conPeques " de Susana, Sergi y Diego.

1 comentario:

Sergi, Susana dijo...

Gracias por el Regalo de Reyes que hemos recibido con este post. Y gracias por los piropos lanzados por nuestra faceta de bloggers y sobretodo por la de papas la cual se ha convertido en nuestra primera prioridad diaria.

Esto nos anima mucho, y de que modo, a seguir con esta tarea día a día, y sí, nosotros también solemos hacer estas cosas a horas... imposibles. Y es que el trabajo y el peque tiran lo suyo.

Y Dr. Santi algún día nos conoceremos, aunque sea de casualidad mientras hacemos una de esas inmensas colas que se forman en Sant Joan de Déu.

Felices Reyes a todos y sed buenos, hoy, mañana y siempre.