domingo, 2 de septiembre de 2007

Homenaje a una persona excepcional

Todavía tengo los ojos llenos de legañas. Me acabo de levantar, he hablado con mi hijo pequeño, que trabaja en China, y me dispongo a rendir un pequeño homenaje al Dr. Lluis Comas. No le he pedido permiso para escribir estas líneas, pero estoy seguro de que no me pondrá una "demanda judicial" por entrometerme un poco en su intimidad.

Lluis es pediatra como yo. Nos conocemos desde hace muchos años. La salud le ha dado muchos disgustos además de los que da la vida. Un trastorno médico le ha llevado a ir en silla de ruedas: no puede andar. Lejos de amilanarse y de caer en el desespero sigue trabajando en el hospital. Ha conseguido ser el mejor especialista de España en temas de abusos sexuales infantiles y, además, ahora está acabando la carrera de Derecho a distancia por la UOC -Universitat Oberta de Catalunya- con notas brillantísimas.

Lluis se convirtió ayer en una versión 6.0. Sus hijos le organizaron una fiesta sorpresa con motivo de su cumpleaños. Fue emocionante su llegada y la cara que puso al vernos a todos aplaudiéndole a rabiar.

Lluis es el ejemplo claro de un reciente concepto psicológico llamado resiliencia (del inglés resilience). Para sintetizar, es la capacidad de resistir y avanzar a pesar de las adversidades. Posee numerosas virtudes y una de ellas es su buen humor. Lluis no solo es buen médico, es buen compañero, canta, toca la guitarra, cuenta chistes, nos regala -con su dominio de la informática- recopilaciones de canciones de todo tipo melódico, rock, country. Cada uno de los CD está personalizado para la persona o pareja a quien lo entrega. Domina como nadie los "chismes" del hospital y, lógicamente , todo el mundo le quiere, le admira y le respeta como gran profesional.

A Lluis le escribí en el tarjetón del regalo una frase que me gustó mucho cuando la leí: "Si todo el mundo fuera como tú la vida sería mucho más fácil".

5 comentarios:

Carmen L. dijo...

Desde aquí, secundo su homenaje al Dr. Comas, que sin duda es una excelente persona y compañero. Es todo un privilegio poder compartir momentos de esta efímera vida con gente ejemplar como él. Pocos hay ya con este espíritu que embriaga a todos de alegría y sobre todo de esperanza. Gracias por compartir tu ánimo con los demás.

Lluís Comas dijo...

No puc més que agrair a l'amic Santi l'honor que em fa en posar-me al seu blog. Realment estic totalment d'acord amb ell (visca la modèstia !!!) i només s'equivoca en un detallet: no sé tocar la guitarra, pel de més, tot correcte.
Pel que fa a la resiliència, ell també n'es un mestre d'això i anar cada dia a l'hospital no es un sacrifici quan allà et trobaras al Santi, la Carme (veure article del blog del 3/5/07) i el Josep Gaspà (a qui qualsevol dia el Santi li dedicarà el seu article, n'estic segur.
Jo, Santi, t'haig de dir, que no cal que tothom sigui com tu perquè la vida sigui molt més fàcil, amb alguns com vosaltres ja n'hi ha prou.

Susanna M. dijo...

Després de llegir aquestes paraules dedicades a en Lluís Comas no m'he pogut estar de dir que el descriuen gairebé a la perfecció (bé, a excepció de que no sap tocar la guitarra!!). Fa uns set anys que el conec, estudiem junts la carrera de Dret, i només puc dir que si no fos per ell, pel seu recolzament, per la seva força, per la seva energia, pels seus consells i pel seu optimisme, jo no hauria arribat fins on ho he fet. Junts ens vam proposar iniciar una marxa muntanya amunt, la d'estudiar una carrera quan potser la nostra edat i les nostres circumstàncies ja no eren les més propícies, una marxa en la que segurament ens havíem de trobar moltes adversitats. A hores d'ara ja comencem a divisar el cim d'aquella muntanya, i tot gràcies a en Lluís. Ell és un exemple per tots nosaltres, i jo personalment he après d'ell moltíssimes coses bones i cada dia que passa n'aprenc més.
Lluís, gràcies per ser com ets, som molt afortunats de tenir-te en les nostres vides.

Anónimo dijo...

Lamento no haberme enterado de los comentarios segundo y tercero.

Pep Alsina dijo...

Aquell dia, no hi podia faltar una cançó i li vàrem cantar. Feia dies que treballava en la lletra i, mentre ho feia el trobava a faltar, pensava constantment en el seu domini de la prosòdia i de la rima: ell és qui m'ha ensenyat a fer lletres de cançons. És cert que no toca la guitarra (l'havia tocat de més jove), però porta dins seu un gran músic amb la millor cobertura, un gran home i un gran metge.