sábado, 21 de julio de 2007

Sorpresas en tu trabajo diario

Hace unos días una ejecutiva me llamó desde Francia para mantener una entrevista sobre un tema médico. A finales de julio parece que el mundo se acaba. Todo son prisas. Seguimos sin trabajar el mes de agosto y eso no es bueno. Hablaba un español perfecto -su madre era española- y mi "agenda" como dicen los "altos dirigentes" estaba muy "prieta". Después de varias llamadas por su parte desde su país, pudimos concertar una entrevista de una hora. Después de hablar del tema médico, le pregunté por su trabajo. No paraba de viajar y tenía una niña. ¿Cómo compaginaba su vida laboral con la familiar? Ningún secreto, como todo el mundo. Pero no sólo la compaginaba bien, sino que, además, era compositora; tenía un grupo musical y publicaba sus canciones en MySpace. Le confesé que había oído hablar de él, pero no había entrado nunca, ya que bastante trabajo tengo. Le di la dirección de este blog y ella me dio la suya. Dejo su imagen como promoción de una persona que, aparte de su vida profesional, es capaz de mantener su vida familiar y sacar tiempo para la música.
A veces pienso: ¿cómo es posible que haya gente que se aburra? Confieso que a mí algún fin de semana me gusta "hacer el perro", expresión de otro Santi, amigo mío. Hacer el perro es dormir, que te echen de comer, hacer tus necesidades con placer y sin prisas, y que te saquen a pasear. No crean, también me gustaría tener chófer -debe de ser comodísimo-, pero voy con una añosa Honda Bali que soporta estoicamente el peso de su propietario.

1 comentario:

AnabelF dijo...

Gracias Dr. Santi por el artículo. Conocer a personas interesantes en los sitios más normales del mundo es estimulante y nos hace sacudirnos de nuestra rutina. Me encantó conocerle y también a sus compañeros pediatras del San Juan de Dios. Personas que traslucen una sencillez y una sensibilidad especial.
Bravo por el blog.
AnabelF