viernes, 20 de noviembre de 2015

Tiene que, o puede ir a la guardería

Los más viejos del lugar sabemos, desde hace tiempo, que ir a las guarderías comporta un alto riesgo de infecciones. Sin embargo, muchos padres creen que es bueno llevarlos de pequeñitos para que "se socialicen"

Un trabajo publicado en la revista Anales Españoles de Pediatría  demuestra que acudir a la guardería supone un riesgo de padecer neumonías incrementado en un 131%, aumenta en un 69% el riesgo de padecer sibilancias recurrentes (un proceso catarral en el que se cierra el bronquio y aparecer fatiga), en un 58% bronquitis y un 64% otitis media.

Lo relevante del estudio es que el riesgo de padecer estas afecciones no ocurre igual en todos los casos. Los niños que empiezan en la guardería durante los seis primeros meses de vida, tienen un riesgo mayor. Así, el peligro de neumonía, de otitis media y de sibilancias recurrentes es dos veces más elevado si empiezan la guardería a los seis meses. Luego este riesgo va bajando entre 1,5 y 1,2 para otras patologías como bronquitis y bronquiolitis.

La pregunta tiene respuesta. Tiene que ir a la guardería si los padres trabajan. Puede ir a la guardería a partir de los dos años.