lunes, 25 de marzo de 2013

El adolescente pasa períodos de hipocondría o ansiedad por la salud

Las personas que se preocupan en exceso por su salud son reales y que pueden provocar un gran malestar y se dice de ellos que son  “hipocondríacos/as”. La ansiedad por la salud es un trastorno psicológico en que la persona piensa que tiene una enfermedad a partir de la interpretación errónea de determinadas sensaciones o percepciones.

Los "síntomas" aparecen por diferentes motivos, como pueden ser: los cambios corporales normales, el estrés y la preocupación. Cuando una persona está preocupada o siente “estrés”, puede experimentar algunos síntomas físicos que son producto del propio estrés. Por ejemplo, una persona puede tener dificultad para respirar, dolor en el pecho o sensaciones de hormigueo en los dedos. La persona puede malinterpretar estos síntomas y pensar que está “gravemente enfermo/a”. Estos pensamientos hacen que la persona se preocupe y la preocupación por sí misma hace que aumenten los síntomas físicos, entre en un círculo vicioso del que es difícil salir y tenga sensaciones o pensamientos como: " tengo dolores en/ de ....”, "me puedo morir”, “¿es un ataque cardíaco?”, “no podré estudiar” “tengo meningitis”, “estoy enfermo”, "no estoy bien" y otras muchas. En el adolescente hay algunos factores que favorecen ser hipocondríaco como:
  1. Sociales y culturales relacionados con una excesiva y errónea información médica sobre las enfermedades
  2. Prestar excesiva atención a los síntomas físicos
  3. Creencias erróneas acerca de lo que es estar sano o estar enfermo (por ejemplo: “Una persona sana no tiene síntomas físicos”
  4. Falta de habilidades para afrontar sucesos estresantes como, por ejemplo,  no saber defender su postura delante de los demás o, por el contrario,  no saber reconocer sus propias necesidades ni buscar estímulos positivos o no saber relajarse 
La ansiedad por la salud es tratable y tiene buena respuesta si se hace con un psicólogo experto. Si su hij@ tiene muchas  molestias físicas que no responden a ninguna causa orgánica, es muy aconsejable hacer hablar con un experto. En mi consulta lo primero que hago es descartar que no tenga una enfermedad física y si todo es normal recomiendo a los padres una evaluación por un especialista como Ana Martínez (Centre ITAE)