lunes, 25 de junio de 2012

Con la excusa del TDAH, ¿estamos "drogando" a una generación?

En el año 2006  la FDA de EEUU quiso poner freno al crecimiento disparado de los fármacos estimulantes para el TDHA. Este mes de junio se ha publicado un informe titulado Trends of Outpatient Prescription Drug Utilization in US Children, 2002–2010, en la revista Pediatrics. Los resultados de este estudio son espectaculares y conflictivos según la opinión de los expertos. Lo bueno es que, en la última década, se ha reducido la cantidad medicamentos recetados (7%) a los menores al contrario de lo que ha ocurrido con los adultos con un incremento importante (22%). La parte más discutida es crecimiento espectacular de algunos medicamentos recetados: anticonceptivos (+93%), TDAH (+46%), asma (+14%) corticosteroides tópicos (+10%), corticoides orales (+22%) y anticonvulsivantes (+10%). Las razones para estos aumentos, especialmente en anticonceptivos orales y estimulantes no están claras para los investigadores y no se pronuncian sobre ellas.

En otra entrada mostraré que en EEUU han conseguido reducir el número de adolescentes embarazadas hecho que, si no estoy equivocado, todavía no hemos conseguido en nuestro país. El centro de mi preocupación está en el aumento tan importante de estimulantes recetados a niños. El número de niños diagnosticados de TDAH se ha incrementado en los últimos años, y ello, teóricamente, justificaría el incremento de recetas. Según la FDA, el número de niños entre 3-17años (¡sí, leen bien 3 años!) con un diagnóstico de TDAH se ha incrementado 4,4 millones a 5 millones en el período del estudio.

Sin embargo, el Washington Post hace un comentario ante el aumento alarmante de prescripción de medicamentos para el TDAH. Nadie discute que sean efectivos ante un buen diagnóstico pero el aumento también puede ser debido a la inexactitud en el diagnóstico y al tráfico y consumo de los alumnos por la presión que tienen por parte de sus padres o por las escuelas. 

Ahora es el momento de examinar los "porqués". Me parece bien que se haya dejado de estigmatizar al TDAH pero tampoco hay que convertirlo en la justificación para tratamientos erróneos o peligrosos.



2 comentarios:

Sònia dijo...

GENIAL ENTRADA!
Mi hijo fue diagnosticado de TDAH, el neuropediatra nos aconsejó medicar, comparó la necesidad de llevar gafas con la medicación y se quedó tan tranquilo.
Nos equivocamos y nos dejamos asesorar. Gran error mi hijo no necesita medicarse.
El nene estaba estresado, bloqueado en el colegio por tanto castigos. Estaba ETIQUETADO.
Gracias a un cambio de colegio y un gran cambio en la alimentación mi hijo es otro.
http://cuandonotodossontdah.blogspot.com.es/

M. dijo...

Con los niños Asperger pasa algo parecido. Como tienen niveles altos de ansiedad y problemas de autocontrol de impulsos muchos profesionales prefieren medicar. Nosotros hemos preferido optar por terapia para tratar de que aprenda a hacer frente a la ansiedad por otras vias.
El camino de la medicación siempre está ahí, y en muchos casos es necesario, y ni se me ocurriría censurar a nadie por tomarlo. Pero en nuestro caso, aconsejadso por la pediatra y el equipo de profesionales del Centro especialista en TEA al que acudimos hemos decidido no medicar. Y con la terapia y el cambio de actitud del entorno hacia el niño ha habido una mejoría importante en menos de un año.

¡Muchos animos a todas las familias con niños diferentes!