martes, 4 de agosto de 2009

Alarma en el tren

Ayer tomé el AVE rumbo a la capital para perderme por tierras sin mar. Pasado Zaragoza-Delicias en los los altavoces del tren resonaron estas palabras: "si hay un médico a bordo diríjase urgentemente al coche restaurante", me levanté como un rayo y mientras intentaba pasar por entre la multitud de gente por el pasillo y mochilas amontonadas la voz repitió la misma alarma ¿habría alguien con un infarto? ¿el conductor se había puesto enfermo?. Llegué resoplando al lugar de los hechos. Había tenido que recorrer 18 coches -como lo llaman en la Renfe, yo siempre había dicho vagones- me encontré con una mujer sentada, acompañada de su esposo, llorando con sensación de que no podía respirar.

Siendo pediatra he visto muchos adolescente y pude hacer un diagnóstico rápido bastante común en ellos:crisis de pánico, ansiedad o disnea.Rápidamente solicité a una camarera del restaurante que me diera una bolsa de plástico fina y no muy grande. Se la puse el la cara de la señora y le pedí que la sujetara con las dos manos tapando boca y nariz y respirara dentro de ella. Mientras, volví a recorrer los 18 coches porque en mi neceser llevaba una cápsula de alprazolam; la cogí y volví a recorrer el AVE en sentido inverso. La señora estaba mejor y llegamos a Atocha. Tras parar hice otra maratón para recoger mis maletas y mi ordenador. Al bajar al andén los pude despedir estando ella completamente tranquila. La ansiedad deja de ser una reacción normal, para convertirse en patológica, si aparece en ausencia de unas causas lógicas. La palabra ansiedad deriva de la palabra latina, anxia, con el mismo significado. Es sinónimo de "angustia", con el mismo origen (y ambas del griego "angor", constricción) y el significado de malestar indeterminado que se acompaña de respiración anhelante. Precisamente el trastorno de la respiración (llamado disnea suspirosa) suele ser la más frecuente manifestación física ligada a la ansiedad.

Doctor, ¿por qué le puso la bolsa? En los ataques de pánico y ansiedad casi siempre suelen ir acompañados de sensación de falta de aire. Lo que en medicina se denomina como "disnea". Hecho que va acompañado con un aumento en la profundidad y frecuencia de la respiración (llamada hiperventilación) y la persona siente como si se asfixiara y respira muy rápidamente. Si este proceso, es intenso y dura demasiado, puede ser grave para el paciente. En la respiración normal el oxígeno (O2) que respiramos pasa de los pulmones a la hemoglobina de los glóbulos rojos en sangre. Mientras, el C02 pasa de los tejidos a los glóbulos rojos y de ahí a los pulmones para expulsarse. Todo está en equilibrio. Sin embargo en una hiperventilación que tiene como causa una sensación subjetiva de falta de aire, cuando en realidad no le falta oxígeno, este equilibrio se pierde. Parecería que si respira más rápido entra más O2 y expulsa más CO2, pero no es así. El CO2 en hiperventilación se expulsa muchísimo más y lo que ocurre es que la sangre tiene un ligerísimo aumento de la concentración de O2 y una disminución considerable de la de CO2. Éste determina, en parte el pH de la sangre y en una hiperventilación, la disminción de CO2 hace que aumente el pH volviéndose alcalino. A esta situación se la denomina alcalosis respiratoria que puede ser muy peligrosa, ya que produce mareos, temblores, sudoración, hormigueos y calambres. Si el ataque no se controla antes de un determinado tiempo o no se le pone una bolsa en la cara para que respire a través de ella, podría llegar, en el último extremo, a sufrir convulsiones.

Les he pegado este rollo para que vean lo útil que puede ser para una situación urgente una vulgar bolsa de plástico.

PS. El jefe de tren me tomó los datos y me comentó que posiblemente tendrían un detalle conmigo. Es de agradecer aunque no hice nada especial.

6 comentarios:

EVA dijo...

Doc esto que nos ha contado me ha parecido muy interesante, pues cada vez más se de gente que padece ansiedad, les comentaré lo de la bolsa. Aunque el caso sucedido así en el tren es como en las películas, la víctima y el héroe!!!
Bueno no se canse mucho!!!

LadyA dijo...

recuerdo una película que para estos casos recomendaban una BPM ( Bolsa de Papel Marrón ). Obviamente la película era americana...

PRIMA EVA dijo...

Doctor, ¡qué suerte tiene usted! Además de recibir un regalito, debe de ser reconfortante sentirse útil por su profesión. Siempre me han fascinado esas escenas de: "¡Por favor!¿Hay un médico en la sala? Y el médico corre raudo y veloz a salvar a quien sea. En cambio, nunca se da el caso de que la pregunta sea: ¡Por favor! ¿Hay un periodista en la sala? ¿O un abogado? ¿O un tintorero? Como mucho, y la cosa va en descenso, se pregunta si hay un cura. O sea, que pudo irse usted a dormir con la conciencia tranquila del Boy Scout que ha realizado su buena acción ese día. En cambio yo, lo único que conseguí ayer fue que 4 adolescentes se sentaran a la mesa a cenar sin gruñir demasiado.

Dr. Santi dijo...

PRIMA EVA: lo que ha conseguido usted es mucho más difícil de lo yo hice. Tener a cuatro fieras hambrientas de noche y a punto de salir a comerse el mundo es tenerlos bien puestos. Vamos como si fuera Bárbara Rey en sus buenas épocas circenses y por descontado su inteligencia supera a la suya en muchos enteros. Su belleza supera a la de ella inyectada por Botox a granel y tampoco ha tenido que recurrir nuestro Monarca para ganar unos dinerillos... salve Prima Eva.

Lady A. cierto. Sirve cualquier bolsa y usted se refiere a la "brown bag" que te dan en las tiendas americanas con la comida.

Dr. Santi dijo...

PRIMA EVA: lo que ha conseguido usted es mucho más difícil de lo yo hice. Tener a cuatro fieras hambrientas de noche y a punto de salir a comerse el mundo es tenerlos bien puestos. Vamos como si fuera Bárbara Rey en sus buenas épocas circenses y por descontado su inteligencia supera a la suya en muchos enteros. Su belleza supera a la de ella inyectada por Botox a granel y tampoco ha tenido que recurrir nuestro Monarca para ganar unos dinerillos... salve Prima Eva.

Lady A. cierto. Sirve cualquier bolsa y usted se refiere a la "brown bag" que te dan en las tiendas americanas con la comida.

maite dijo...

Santi, que interesante ,como me ha gustado !!! cada día se aprende algo nuevo , yo siempre habia oido que las bolsas de plastico en la cara eran muy peligrosas porque producian asfixia , en el caso que has contado ¿ cuanto rato hay que dejarla ? ¿ ha de cubrir toda la cara ?
Gracias por tus fantasticas historias que aparte de ser muy interesantes me alegran un poquito la vida...
!!! siempre supe que eras el mejor!!!
Un fuerte abrazo